Ir al contenido principal

Huelga liberal.

El 8 de marzo vamos a salir a la calle. Principalmente, porque a las mujeres nos siguen matando y violando. Pero hay otras causas que nos mueven a manifestarnos y que no son menos importantes, pues son parte del mismo sistema que ampara esas muertes y violaciones. Esas otras causas son la cosificación, la hipersexualización y la reducción de la mujer a sujeto nacido para el placer y beneplácito del hombre. Sin embargo, el mal llamando feminismo liberal niega esta realidad y habla por ejemplo, de prostitución y pornografía feministas y empoderantes. Quienes defienden esto no son feministas, sino simplemente liberales. Y oye, están en su pleno derecho pero si pretenden engañar y confundir, que no se ofendan ni sorprendan si las feministas les desmontamos la falacia. Se utiliza el creciente interés que ha despertado el movimiento para defender negocios, que no derechos; y así, acaban por vaciarlo de contenido y por reducirlo a proclamas simplistas y mentirosas. El feminismo no es una moda, es una teoría crítica del poder y como tal, no puede obviar el análisis de instituciones patriarcales como es la prostitución, que es además una forma brutal de violencia sobre la mujer, de ejercicio del referido poder. Los y las liberales revisten las opresiones de glamour y empoderamiento y piden sometimiento con sonrisa. El problema es lo fácil de su discurso, todo lo arregla con la "libre elección", esa que la gran mayoría de mujeres prostituidas no ha ejercitado en ningún momento y que responde más al lavado de conciencia y a la defensa de un negocio, que a ninguna realidad conocida. Esa mayoría no tiene más voz que la de las supervivientes y las que con ellas, nos identificamos como abolicionistas. Juntas vamos a ir a la huelga, juntas vamos a manifestarnos y juntas vamos a recuperar la razón de ser del feminismo: poner fin al patriarcado. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Primera Marcha Abolicionista.

Desde Mujeres por la Abolición, convocamos una Marcha Abolicionista de la prostitución y de los vientres de alquiler el próximo 11 de mayo, en Barcelona. El movimiento feminista asiste a un momento histórico de expansión y popularización. Por esto, creemos necesario insistir en el carácter abolicionista de nuestro movimiento e impulsar diferentes iniciativas diseñadas a tal efecto.  Os pedimos que nos acompañéis el 11 de mayo, día en el que denunciaremos el sistema prostitucional y el mercado ilícito de los vientres de alquiler y marcharemos por el fin de la explotación sexual y reproductiva de las mujeres. 
Entendemos la prostitución como una forma de violencia extrema contra las mujeres y niñas. Es una institución fundacional patriarcal que explota económica y sexualmente a las mujeres. Un comercio ilícito construido por y para los hombres, cuya materia prima son los cuerpos de las mujeres y niñas. Además, la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y la prostitución son…

La abolición de la prostitución es irrenunciable.

Ada Colau será, de nuevo, la alcaldesa de Barcelona. Asegura que Barcelona seguirá siendo una ciudad feminista y las feministas nos preguntamos en qué momento lo ha sido. El Ayuntamiento de una ciudad feminista ha de comprometerse firmemente con el cumplimiento y la defensa de los derechos de las mujeres y niñas, y luchar activamente por el fin de la opresión sexual. Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona se ha convertido, a través de sus políticas, en perpetuador de la opresión sexual que dice que pretende erradicar. Las feministas sabemos que la prostitución es una institución fundacional patriarcal que ordena servicio sexual de mujeres a hombres, somos conscientes de que la prostitución es una práctica social opresiva cimentada en la explotación sexual de mujeres y niñas, que instituye un derecho de libre acceso a nuestros cuerpos; apuntalando así, la desigualdad entre sexos que se afirma incompatible con la democracia. La teoría feminista lleva 300 años conceptualizando en est…

Multiculturalismo y velo.

Recupero este artículo de 2011 de la maestra Celia Amorós (lo dejo al final de la publicación) , donde da una serie de pautas para centrar el debate sobre el velo y abordarlo desde la perspectiva feminista.
En primer lugar, debemos diferenciar los términos "multiculturalidad" y "multiculturalismo". Como explica en el artículo, con el término multiculturalidad "hacemos referencia al hecho sociológico de que diferentes culturas coexistan en el mismo ámbito geográfico. Cuando usamos el término multiculturalismo estamos denotando una tesis normativa acerca del modo en que deberían coexistir las diferentes culturas y, por vía de implicación, cómo tendrían que gestionarse políticamente tales diferencias". Por tanto, mulculturidad es un término descriptivo y multiculturalismo, un término normativo. En palabras de Amelia Valcarcel, "el multiculturalismo es un juicio sobre el hecho innegable de la multiculturalidad. Consiste en afirmar que es buena en sí y que…