Ir al contenido principal

Lecciones liberales.

Pues aquí los tenemos, a una mujer que utiliza a mujeres pobres como vasijas para que le gesten los hijos, y a un hombre ultraliberal que no privatiza el aire porque no puede, hablando de derechos y libertades. A alquilar un útero y comprar un bebé le llamaron gestación subrogada. Al dinero que se paga por esto, altruismo. Y no contentos, quisieron darle a la conversación un tono épico diciendo que lo que allí trataban era una cuestión de consecución de derechos, una fallida pretensión de reivindicación  para gente que lo tiene todo. Recordarles en todo caso, que en España los vientres de alquiler son una práctica prohibida y que ser padres no es un derecho, sino un deseo. Derechos son los que asisten a la madre, los reproductivos y los de filiación, esos que nos les importa conculcar para ver cumplido su deseo. Escuchándolos pienso en el enorme poder de las palabras, en como a través del uso de eufemismos se puede manipular y hacer pasar por digna una situación injusta y denigrante. Pero las palabras tienen límites, y es que no pueden esconder realidades. Realidades son las granjas de mujeres gestantes en India o los contratos abusivos que firman las mujeres en EEUU o Ucrania. Informaos sobre esto para no caer en las trampas discursivas, tomad conciencia. Y sobre todo, no permitáis que quienes anteponen el capital a la vida humana y quienes no tienen más finalidad vital que ver materializados sus deseos particulares, os den lecciones de derechos y libertades. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Primera Marcha Abolicionista.

Desde Mujeres por la Abolición, convocamos una Marcha Abolicionista de la prostitución y de los vientres de alquiler el próximo 11 de mayo, en Barcelona. El movimiento feminista asiste a un momento histórico de expansión y popularización. Por esto, creemos necesario insistir en el carácter abolicionista de nuestro movimiento e impulsar diferentes iniciativas diseñadas a tal efecto.  Os pedimos que nos acompañéis el 11 de mayo, día en el que denunciaremos el sistema prostitucional y el mercado ilícito de los vientres de alquiler y marcharemos por el fin de la explotación sexual y reproductiva de las mujeres. 
Entendemos la prostitución como una forma de violencia extrema contra las mujeres y niñas. Es una institución fundacional patriarcal que explota económica y sexualmente a las mujeres. Un comercio ilícito construido por y para los hombres, cuya materia prima son los cuerpos de las mujeres y niñas. Además, la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y la prostitución son…

La abolición de la prostitución es irrenunciable.

Ada Colau será, de nuevo, la alcaldesa de Barcelona. Asegura que Barcelona seguirá siendo una ciudad feminista y las feministas nos preguntamos en qué momento lo ha sido. El Ayuntamiento de una ciudad feminista ha de comprometerse firmemente con el cumplimiento y la defensa de los derechos de las mujeres y niñas, y luchar activamente por el fin de la opresión sexual. Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona se ha convertido, a través de sus políticas, en perpetuador de la opresión sexual que dice que pretende erradicar. Las feministas sabemos que la prostitución es una institución fundacional patriarcal que ordena servicio sexual de mujeres a hombres, somos conscientes de que la prostitución es una práctica social opresiva cimentada en la explotación sexual de mujeres y niñas, que instituye un derecho de libre acceso a nuestros cuerpos; apuntalando así, la desigualdad entre sexos que se afirma incompatible con la democracia. La teoría feminista lleva 300 años conceptualizando en est…

Los testimonios de las "ex-actrices" lo dejan claro: la pornografía es violencia.

Seguro que los defensores del porno conocen a Mia Khalifa, una de sus "estrellas". Espero que ahora, tengan la decencia de escucharla. Habla de miedo, intimidación, abuso, de estrés postraumático. Explica lo que las feministas denunciamos: el porno es violencia, misoginia exacerbada. 
Subí este vídeo y este texto hace unas horas a Twitter. Tengo las menciones plagadas de varones ofendidos descalificándome de las más variadas formas. Sin duda, mi favorita es la de "neomonja" 😂, porque reivindicar una sexualidad libre de violencia te convierte a ojos de quien no está dispuesto a aceptarlo, en puritana o "feminazi" exagerada. No les ofende el abuso, sino la denuncia del abuso. Se proclaman arduos defensores de la "libertad" de las mujeres, la libertad de serviles sexualmente, claro. Resulta patético ver las tentativas de defensa y legitimación de la violencia sexual que supone el porno. Sean seres humanos decentes, cociéncense y repudien el porno. …