Ir al contenido principal

"La mentira sexy".

"Espectadorización". Así le llama Caroline Heldman al hábito de estar pendientes de cómo somos vistas por nuestros compañeros sexuales, de cuán atractivas resultamos mientras mantenemos relaciones sexuales, en lugar de ocuparnos de nuestro propio placer. 
"Retoca el maquillaje", "corrige la posición de las piernas", "coloca el pelo", "¿esta luz me favorece?" "¿quién me está observando?" "¿quién no?" Pensamientos derivados del angustiante y permanente "monitoreo" corporal.
Autocosificarnos, vernos como objetos sexuales empeora nuestra función cognitiva. El tiempo que ocupamos en ser los objetos sexuales pretendidos culturalmente y, la forma en que esto puede ocuparnos y preocuparnos, merma nuestro desarrollo personal y, por supuesto, supone un obstáculo para la toma de poder colectivo. Por eso resulta tan conveniente y es machaconamente difundido desde los medios, el tramposo mensaje de "empoderamiento" a través de nuestra imagen hipersexualizada; mensaje que esconde un mandato básico de la ideología patriarcal: ser seres para otros. El empoderamiento es no ser violadas o asesinadas, o aprobar legislación garantista de los derechos humanos de mujeres y niñas. Lo otro, es convertirnos en síntomas de un problema. 
Os recomiendo esta pequeña charla, donde se abordan estas y otras consecuencias de la reificación y, ya que estoy, el libro "El mito de la belleza" de Naomi Wolf, donde la autora desarrolla estas consecuencias. 
Como dice Carole Heldman, "criamos a los niños haciéndoles saber que sus cuerpos son herramientas para dominar su entorno. Sin embargo, criamos a las niñas para que vean sus cuerpos como proyectos que constantemente deben ser mejorados". 
Tenemos que cambiar, de manera radical, esta realidad. Tenemos pues, que acabar con la socialización de género.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los testimonios de las "ex-actrices" lo dejan claro: la pornografía es violencia.

Seguro que los defensores del porno conocen a Mia Khalifa, una de sus "estrellas". Espero que ahora, tengan la decencia de escucharla. Habla de miedo, intimidación, abuso, de estrés postraumático. Explica lo que las feministas denunciamos: el porno es violencia, misoginia exacerbada. 
Subí este vídeo y este texto hace unas horas a Twitter. Tengo las menciones plagadas de varones ofendidos descalificándome de las más variadas formas. Sin duda, mi favorita es la de "neomonja" 😂, porque reivindicar una sexualidad libre de violencia te convierte a ojos de quien no está dispuesto a aceptarlo, en puritana o "feminazi" exagerada. No les ofende el abuso, sino la denuncia del abuso. Se proclaman arduos defensores de la "libertad" de las mujeres, la libertad de serviles sexualmente, claro. Resulta patético ver las tentativas de defensa y legitimación de la violencia sexual que supone el porno. Sean seres humanos decentes, cociéncense y repudien el porno. …

"Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado/a a criticar".

Todo mi apoyo a las compañeras argentinas, aFRIA / Feministas Radicales Independientes de Argentina, aRadar Feministas, aAlika Kinany particularmente a Ana Marcocavalloque ha sido agredida en una asamblea "feminista" por decir "libertad de expresión, compañeras". Y es que, no estaban haciendo uso de tal libertad para llamar a la violencia, sino para proponer soluciones para erradicarla. Pretendían exponer su postura abolicionista del sistema prostitucional y la respuesta, fue la agresión. Lo aberrante es que haya personas que la justifiquen, afirmando que el discurso radical abolicionista de género es excluyente y agresivo. El género es una de las principales herramientas de sometimiento patriarcales, son roles impuestos en función del sexo, conforma una restricción al libre desarrollo de la personalidad y reduce nuestras posibilidades de acción y actuación en el mundo, exactamente, a la mitad, a lo convenido cultural y socialmente para cada sexo. ¿Cómo no vamos, …

Yo apoyo al Partido Feminista de España.

Pese a quien le pese, Lidia Falcón es historia viva del feminismo y de la lucha antifascista. Quienes la acusan de transfobia, deberían saber que ella estaba sacando de comisaría a transexuales antes de que ellos hubiesen nacido. Quienes nos acusan de transfobia, deberían saber que nosotras defenderemos los derechos de las personas transexuales antes que cualquiera de ellos, que centran su "activismo" en hostigar a mujeres feministas y acusarnos de las más variopintas fobias. A nosotras nos avala nuestro trabajo, nuestro compromiso con los derechos humanos. Abogamos por medidas de no discriminación. Ello no pasa por aprobar leyes de identidad que vulneran los derechos basados en el sexo. Por eso #YoApoyoAlPFE porque hasta el final y aún con todas las consecuencias, han defendido los derechos y espacios de las mujeres.
La foto es de hace unos días en Madrid con Lidia, en el congreso del Partido Feminista. Hoy y siempre, con ella y con todas las feministas apasionadas y valient…