Ir al contenido principal

Compañeras, no tengáis miedo.

Las feministas llevamos toda nuestra historia soportando violencia, de todos los tipos. Se nos ha insultado, humillado, acosado y agredido, única y exclusivamente por luchar por una sociedad justa que respete los derechos humanos de las mujeres. Sabemos que esto es parte de la militancia, pero nunca nos hemos resignado ni callado. ¿Por qué deberíamos entonces callarnos ante la violencia ejercida por sectores transactivistas? Estas imágenes son muestras de misoginia ocurridas en tan solo dos días. En la primera, en el orgullo trans de Londres (ni más ni menos) se representa el ahorcamiento de una "terf" y en la segunda, un transactivista se alegra del fallecimiento de Magdalen Berns, una compañera feminista que muchas admiramos. ¿Quiénes además de algunos transactivistas, podrían hacer apología del asesinato de mujeres feministas y celebrar nuestros fallecimientos? Pues personas de colectivos sociales ultraconservadores y reaccionarios ante los que ninguna feminista, ni nadie que defienda los derechos humanos, se callaría. Este es el problema. Hasta hace dos días, sabíamos de donde provenían las reacciones antifeministas y estaban perfectamente identificadas. Ahora, tenemos que enfrentarnos a discursos antifeministas y misóginos revestidos de una pátina de modernidad y transgresión que confunden y atacan a las bases teóricas del feminismo y lo más grave, que legitiman y justifican la violencia contra las mujeres (si eres "terf" o "swerf", todo lo malo que te pase es poco). Es especialmente molesto el relativismo y cobardía de esa izquierda que se adhiere acríticamente a postulados queer y que incluso justifica y apoya este tipo de misogina, por miedo a ser tachado de excluyente o "poco moderno". Ni calificación merecen los machistas de siempre que han visto en estos discursos una excusa para violentarnos. Es ridículo el señor de derechas que nos llama terf aún sin saber muy bien a qué viene todo esto, pero ahí está, poniendo su granito de arena a la situación kafkiana.
A mis compañeras feministas les digo que no tengan miedo. Sé que muchas compartís esta preocupación pero que no la manifestáis por miedo al acoso o a que os llamen transfobas. La alusión a las fobias es simple chantaje emocional. Saben que puede funcionar. Somos mujeres y somos socializadas en el cuidado a los otros, en anteponer cualquier causa y sentimiento, aún sacrificando nuestro propio bienestar.
No tenemos ninguna fobia. Somos críticas con la teoría queer, defendemos que el sujeto político del feminismo somos las mujeres y que el sexo, que es biológico, es la base sobre la que se construye la opresión de las mujeres. ¿Esto nos hace merecedoras de violencia? Responder a esto afirmativamente es misoginia. Responder negativamente y no denunciarlo, cobardía. Y entiendo el temor, pero hay que enfrentarlo. No os calléis, compañeras. Estamos defendiendo nuestros derechos y diciendo la verdad. Y como decía Magdalen, "decir la verdad, no es odio".



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los testimonios de las "ex-actrices" lo dejan claro: la pornografía es violencia.

Seguro que los defensores del porno conocen a Mia Khalifa, una de sus "estrellas". Espero que ahora, tengan la decencia de escucharla. Habla de miedo, intimidación, abuso, de estrés postraumático. Explica lo que las feministas denunciamos: el porno es violencia, misoginia exacerbada. 
Subí este vídeo y este texto hace unas horas a Twitter. Tengo las menciones plagadas de varones ofendidos descalificándome de las más variadas formas. Sin duda, mi favorita es la de "neomonja" 😂, porque reivindicar una sexualidad libre de violencia te convierte a ojos de quien no está dispuesto a aceptarlo, en puritana o "feminazi" exagerada. No les ofende el abuso, sino la denuncia del abuso. Se proclaman arduos defensores de la "libertad" de las mujeres, la libertad de serviles sexualmente, claro. Resulta patético ver las tentativas de defensa y legitimación de la violencia sexual que supone el porno. Sean seres humanos decentes, cociéncense y repudien el porno. …

La abolición de la prostitución es irrenunciable.

Ada Colau será, de nuevo, la alcaldesa de Barcelona. Asegura que Barcelona seguirá siendo una ciudad feminista y las feministas nos preguntamos en qué momento lo ha sido. El Ayuntamiento de una ciudad feminista ha de comprometerse firmemente con el cumplimiento y la defensa de los derechos de las mujeres y niñas, y luchar activamente por el fin de la opresión sexual. Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona se ha convertido, a través de sus políticas, en perpetuador de la opresión sexual que dice que pretende erradicar. Las feministas sabemos que la prostitución es una institución fundacional patriarcal que ordena servicio sexual de mujeres a hombres, somos conscientes de que la prostitución es una práctica social opresiva cimentada en la explotación sexual de mujeres y niñas, que instituye un derecho de libre acceso a nuestros cuerpos; apuntalando así, la desigualdad entre sexos que se afirma incompatible con la democracia. La teoría feminista lleva 300 años conceptualizando en est…

"Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado/a a criticar".

Todo mi apoyo a las compañeras argentinas, aFRIA / Feministas Radicales Independientes de Argentina, aRadar Feministas, aAlika Kinany particularmente a Ana Marcocavalloque ha sido agredida en una asamblea "feminista" por decir "libertad de expresión, compañeras". Y es que, no estaban haciendo uso de tal libertad para llamar a la violencia, sino para proponer soluciones para erradicarla. Pretendían exponer su postura abolicionista del sistema prostitucional y la respuesta, fue la agresión. Lo aberrante es que haya personas que la justifiquen, afirmando que el discurso radical abolicionista de género es excluyente y agresivo. El género es una de las principales herramientas de sometimiento patriarcales, son roles impuestos en función del sexo, conforma una restricción al libre desarrollo de la personalidad y reduce nuestras posibilidades de acción y actuación en el mundo, exactamente, a la mitad, a lo convenido cultural y socialmente para cada sexo. ¿Cómo no vamos, …