Ir al contenido principal

Multiculturalismo y velo.

Recupero este artículo de 2011 de la maestra Celia Amorós (lo dejo al final de la publicación) , donde da una serie de pautas para centrar el debate sobre el velo y abordarlo desde la perspectiva feminista.
En primer lugar, debemos diferenciar los términos "multiculturalidad" y "multiculturalismo". Como explica en el artículo, con el término multiculturalidad "hacemos referencia al hecho sociológico de que diferentes culturas coexistan en el mismo ámbito geográfico. Cuando usamos el término multiculturalismo estamos denotando una tesis normativa acerca del modo en que deberían coexistir las diferentes culturas y, por vía de implicación, cómo tendrían que gestionarse políticamente tales diferencias". Por tanto, mulculturidad es un término descriptivo y multiculturalismo, un término normativo. En palabras de Amelia Valcarcel, "el multiculturalismo es un juicio sobre el hecho innegable de la multiculturalidad. Consiste en afirmar que es buena en sí y que hay favorecerla en toda ocasión. Que las identidades suman y nunca restan. Que lo malo es el universalismo". El problema es cuando esas supuestas identidades culturales o religiosas chocan frontalmente con el respeto a los derechos humanos de las mujeres, cuando esas identidades son construidas en los mismos cuerpos de las mujeres. Y digo supuestas porque bajo el término "identidad" se esconden prácticas misóginas y patriarcales que edifican y apuntalan la opresión sexual de las mujeres. Lo explica perfectamente Amorós cuando dice que "el multiculturalismo no repara en el "subtexto de género" de la identidad cultural; al hecho de que la identidad cultural no tienen que asumirla en la misma medida los varones que las mujeres. Como lo afirma Michèle le Doeuff, las mujeres tenemos "sobrecarga de identidad". Se nos endosa la función de asumir las presuntamente genuinas esencias de las culturas, sus núcleos simbólicos más duros".
Núcleo simbólico duro es tapar y velar a las mujeres, privarlas de su propia individualidad y hacerlas portadoras de una moral particular derivada de las imposiciones del género y/o religiosas.
Ni el multiculturalismo ni la libertad individual son justificaciones válidas para mantener prácticas opresivas que en tantos países y a tantas mujeres ha encarcelado y asesinado por revelarse contra ellas. Lo que las mata allí, no puede ser legitimado aquí. No podemos reivindicar como identidad lo que se ha construido específicamente para las mujeres, para mantenerlas en su lugar en la jeraquía sexual. Si queremos conformar una propia identidad, que sea desde la libertad y la autonomía, rechazando las imposiciones patriarcales y los discursos que las refrendan. Apoyar y divulgar estos discursos es traicionar a las mujeres que pierden la libertad e incluso la vida, en la lucha por la liberación de todas las mujeres. 


Artículo de Celia Amorós: Notas para el debate sobre el burka.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los testimonios de las "ex-actrices" lo dejan claro: la pornografía es violencia.

Seguro que los defensores del porno conocen a Mia Khalifa, una de sus "estrellas". Espero que ahora, tengan la decencia de escucharla. Habla de miedo, intimidación, abuso, de estrés postraumático. Explica lo que las feministas denunciamos: el porno es violencia, misoginia exacerbada. 
Subí este vídeo y este texto hace unas horas a Twitter. Tengo las menciones plagadas de varones ofendidos descalificándome de las más variadas formas. Sin duda, mi favorita es la de "neomonja" 😂, porque reivindicar una sexualidad libre de violencia te convierte a ojos de quien no está dispuesto a aceptarlo, en puritana o "feminazi" exagerada. No les ofende el abuso, sino la denuncia del abuso. Se proclaman arduos defensores de la "libertad" de las mujeres, la libertad de serviles sexualmente, claro. Resulta patético ver las tentativas de defensa y legitimación de la violencia sexual que supone el porno. Sean seres humanos decentes, cociéncense y repudien el porno. …

"Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado/a a criticar".

Todo mi apoyo a las compañeras argentinas, aFRIA / Feministas Radicales Independientes de Argentina, aRadar Feministas, aAlika Kinany particularmente a Ana Marcocavalloque ha sido agredida en una asamblea "feminista" por decir "libertad de expresión, compañeras". Y es que, no estaban haciendo uso de tal libertad para llamar a la violencia, sino para proponer soluciones para erradicarla. Pretendían exponer su postura abolicionista del sistema prostitucional y la respuesta, fue la agresión. Lo aberrante es que haya personas que la justifiquen, afirmando que el discurso radical abolicionista de género es excluyente y agresivo. El género es una de las principales herramientas de sometimiento patriarcales, son roles impuestos en función del sexo, conforma una restricción al libre desarrollo de la personalidad y reduce nuestras posibilidades de acción y actuación en el mundo, exactamente, a la mitad, a lo convenido cultural y socialmente para cada sexo. ¿Cómo no vamos, …

Yo apoyo al Partido Feminista de España.

Pese a quien le pese, Lidia Falcón es historia viva del feminismo y de la lucha antifascista. Quienes la acusan de transfobia, deberían saber que ella estaba sacando de comisaría a transexuales antes de que ellos hubiesen nacido. Quienes nos acusan de transfobia, deberían saber que nosotras defenderemos los derechos de las personas transexuales antes que cualquiera de ellos, que centran su "activismo" en hostigar a mujeres feministas y acusarnos de las más variopintas fobias. A nosotras nos avala nuestro trabajo, nuestro compromiso con los derechos humanos. Abogamos por medidas de no discriminación. Ello no pasa por aprobar leyes de identidad que vulneran los derechos basados en el sexo. Por eso #YoApoyoAlPFE porque hasta el final y aún con todas las consecuencias, han defendido los derechos y espacios de las mujeres.
La foto es de hace unos días en Madrid con Lidia, en el congreso del Partido Feminista. Hoy y siempre, con ella y con todas las feministas apasionadas y valient…