Ir al contenido principal

Prostitución y trata: realidades indisociables.


Hoy, 23 de septiembre, es el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas. Cada día, miles de mujeres y niñas son explotadas en una industria criminal, la del sexo, que existe únicamente para servir sexualmente a los varones que creen que tienen derecho a comprar a las mujeres.
Según la Organización Internacional del Trabajo, hay cuatro millones y medio de personas que son víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Cuatro millones y medio de personas, más del 95% mujeres y niñas, que están siendo esclavizadas por y para la prostitución. Por tanto, separar conceptualmente trata y prostitución es una estrategia de legitimación, justificación y normalización de la explotación sexual de las mujeres que solo beneficia a quien explota y abusa, es decir, al proxeneta y al putero. La trata nutre de mujeres y niñas a la prostitución. No hay otra forma de satisfacer la demanda de este negocio criminal que genera 5 millones de euros diarios, solo en España. La Fiscalía General del Estado, en su Circular 5/2011 afirma que “el delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, por su propia configuración es preparatorio del delito de prostitución”[i] y esto es así, porque la trata es el método de incorporación masivo y sistemático a la prostitución, su puerta de entrada. Basta una ojeada a los datos o una visita a los polígonos, pisos o prostíbulos donde las mujeres son económica y sexualmente explotadas. Veremos que más del 90% de las mujeres prostituidas son inmigrantes pobres[ii]. Mujeres, inmigrantes, pobres. Los cuerpos y vidas de estas mujeres y niñas son la desgarradora evidencia del entrecruzamiento de las opresiones sexual, racial y de clase.
Podemos concluir, sin temor a equivocarnos, que la trata de seres humanos con fines de explotación sexual existe porque existe la prostitución y si estas prácticas son desligadas, es por el interés patriarcal de perpetuar y reproducir la opresión sexual. A lo mismo obedece llamarle a la prostitución “trabajo sexual”. Un estudio canadiense sostiene que las mujeres prostituidas corren un riesgo 40 veces más grande de ser asesinadas que el resto de la población femenina. La prostitución tiene implicaciones físicas y emocionales gravísimas para las mujeres. A título ejemplificativo, podemos citar el estrés postraumático que sufren el 68% de las mujeres que han estado en situación de prostitución[iii]. ¿De verdad vamos a llamarle a esto trabajo?
En los países donde se ha regulado la prostitución, Holanda o Alemania entre otros, la trata de seres humanos ha aumentado. Si el Gobierno legitima esta actividad delictiva, proxenetas y puteros son automáticamente exonerados de su responsabilidad (penal y social) de esclavizar a mujeres y niñas. El Estado ampara la violencia sexual del “cliente”-prostituidor y despenaliza de facto el proxenetismo. El propio Gobierno alemán, tras unos años con este tipo de legislación, reconoció este aumento de trata y el desastre que supuso para la situación y los derechos de todas las mujeres; pues no olvidemos que en la regulación de la prostitución subyace la idea de que todas las mujeres podemos ser objeto de comercio, que nuestros cuerpos pueden ser violentados y sometidos sexualmente por unos míseros euros.
Por tanto, si queremos acabar con la forma de servidumbre que supone la trata, tenemos que acabar con la prostitución. Debemos luchar por una legislación abolicionista que ataque a los condicionantes de entrada (trata, feminización de la pobreza, abusos sexuales durante la infancia…) y que asista integralmente a las mujeres en situación de prostitución.
Una sociedad que propugna entre sus valores la igualdad y como fundamento de la paz social, la dignidad humana no puede tolerar ni un segundo más, la esclavitud y subordinación sexual de las mujeres y las niñas. Si queremos respetar los derechos humanos, tenemos que abolir la prostitución.



[i] En el Código penal, se tipifica como delito la prostitución coactiva y el proxenetismo. Las feministas exigimos que sean incorporadas al CP otras formas de proxenetismo, como la tercería locativa y el proxenetismo no coercitivo.
[ii] Fondation Scelles, “Sexual Explotation. Prostitution and Organized Crime”, 2012. Enlace al estudio
[iii] Prostitution and Trafficking in Nine Countries: An Update on Violence and Posttraumatic Stress Disorder. Enlace al estudio.



Imagen de @Sinclientesnohaytrata


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los testimonios de las "ex-actrices" lo dejan claro: la pornografía es violencia.

Seguro que los defensores del porno conocen a Mia Khalifa, una de sus "estrellas". Espero que ahora, tengan la decencia de escucharla. Habla de miedo, intimidación, abuso, de estrés postraumático. Explica lo que las feministas denunciamos: el porno es violencia, misoginia exacerbada. 
Subí este vídeo y este texto hace unas horas a Twitter. Tengo las menciones plagadas de varones ofendidos descalificándome de las más variadas formas. Sin duda, mi favorita es la de "neomonja" 😂, porque reivindicar una sexualidad libre de violencia te convierte a ojos de quien no está dispuesto a aceptarlo, en puritana o "feminazi" exagerada. No les ofende el abuso, sino la denuncia del abuso. Se proclaman arduos defensores de la "libertad" de las mujeres, la libertad de serviles sexualmente, claro. Resulta patético ver las tentativas de defensa y legitimación de la violencia sexual que supone el porno. Sean seres humanos decentes, cociéncense y repudien el porno. …

La abolición de la prostitución es irrenunciable.

Ada Colau será, de nuevo, la alcaldesa de Barcelona. Asegura que Barcelona seguirá siendo una ciudad feminista y las feministas nos preguntamos en qué momento lo ha sido. El Ayuntamiento de una ciudad feminista ha de comprometerse firmemente con el cumplimiento y la defensa de los derechos de las mujeres y niñas, y luchar activamente por el fin de la opresión sexual. Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona se ha convertido, a través de sus políticas, en perpetuador de la opresión sexual que dice que pretende erradicar. Las feministas sabemos que la prostitución es una institución fundacional patriarcal que ordena servicio sexual de mujeres a hombres, somos conscientes de que la prostitución es una práctica social opresiva cimentada en la explotación sexual de mujeres y niñas, que instituye un derecho de libre acceso a nuestros cuerpos; apuntalando así, la desigualdad entre sexos que se afirma incompatible con la democracia. La teoría feminista lleva 300 años conceptualizando en est…

"Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado/a a criticar".

Todo mi apoyo a las compañeras argentinas, aFRIA / Feministas Radicales Independientes de Argentina, aRadar Feministas, aAlika Kinany particularmente a Ana Marcocavalloque ha sido agredida en una asamblea "feminista" por decir "libertad de expresión, compañeras". Y es que, no estaban haciendo uso de tal libertad para llamar a la violencia, sino para proponer soluciones para erradicarla. Pretendían exponer su postura abolicionista del sistema prostitucional y la respuesta, fue la agresión. Lo aberrante es que haya personas que la justifiquen, afirmando que el discurso radical abolicionista de género es excluyente y agresivo. El género es una de las principales herramientas de sometimiento patriarcales, son roles impuestos en función del sexo, conforma una restricción al libre desarrollo de la personalidad y reduce nuestras posibilidades de acción y actuación en el mundo, exactamente, a la mitad, a lo convenido cultural y socialmente para cada sexo. ¿Cómo no vamos, …