Ir al contenido principal

El feminismo es molesto.


Hace unos días me escribía un chico para comentarme que todo lo que digo es molesto. Y tiene razón. Y no es por lo que yo diga o como lo exprese, sino porque estoy divulgando la teoría feminista radical. Una teoría y movimiento contrarios a la pornografía, los vientres de alquiler, la prostitución y que pretende abolir el género por ser principal causa de la existencia de estas prácticas patriarcales y capitalistas, que además se sirven del colonialismo. Una teoría crítica con el transactivismo, la teoría queer y cualquier otra idea con pretensión de ser aceptada socialmente como progresista, pero que sabemos que daña al feminismo y a las mujeres. Se pueden imaginar todas las resistencias.
El feminismo radical es doloroso, lo cuestiona todo: desde el modelo socio-político y económico hasta lo más íntimo de nuestro ser. Lo hacemos por coherencia ideológica y ética militante. Cuestionamos incluso la sexualidad, porque el deseo se construye, porque los mandatos derivados del género operan en las esferas más privadas, porque sabemos que "lo personal es político". No pretendo coherencia absoluta para mí ni para ninguna compañera, puede llevarnos a la culpa, y demasiado bien la conocemos. Animo a seguir siendo combativas, a desarrollar un permanente sentido crítico como estrategia política. No hay proyecto de transformación social sin constante crítica a todas las instituciones, prácticas y relaciones que nos perjudican como clase, vengan de donde vengan. Porque además, el feminismo es un internacionalismo.
Somos especialmente incisivas con los aparentes movimientos e ideologías amigas, porque hemos entendido su particular y, para muchos aún velada amenaza.
Tratamos de entender el origen y la raíz de la subordinación sexual, porque ese es el único camino para erradicarla, porque esa es la genuina radicalidad que nos da el nombre. Por todo esto, el feminismo es molesto. Y duele. Para los de fuera y para nosotras mismas. Si quieren superficialidad, futilidad y alegría, el feminismo no es el lugar. Siempre les quedarán la cultura queer o la comedia romántica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los testimonios de las "ex-actrices" lo dejan claro: la pornografía es violencia.

Seguro que los defensores del porno conocen a Mia Khalifa, una de sus "estrellas". Espero que ahora, tengan la decencia de escucharla. Habla de miedo, intimidación, abuso, de estrés postraumático. Explica lo que las feministas denunciamos: el porno es violencia, misoginia exacerbada. 
Subí este vídeo y este texto hace unas horas a Twitter. Tengo las menciones plagadas de varones ofendidos descalificándome de las más variadas formas. Sin duda, mi favorita es la de "neomonja" 😂, porque reivindicar una sexualidad libre de violencia te convierte a ojos de quien no está dispuesto a aceptarlo, en puritana o "feminazi" exagerada. No les ofende el abuso, sino la denuncia del abuso. Se proclaman arduos defensores de la "libertad" de las mujeres, la libertad de serviles sexualmente, claro. Resulta patético ver las tentativas de defensa y legitimación de la violencia sexual que supone el porno. Sean seres humanos decentes, cociéncense y repudien el porno. …

"Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado/a a criticar".

Todo mi apoyo a las compañeras argentinas, aFRIA / Feministas Radicales Independientes de Argentina, aRadar Feministas, aAlika Kinany particularmente a Ana Marcocavalloque ha sido agredida en una asamblea "feminista" por decir "libertad de expresión, compañeras". Y es que, no estaban haciendo uso de tal libertad para llamar a la violencia, sino para proponer soluciones para erradicarla. Pretendían exponer su postura abolicionista del sistema prostitucional y la respuesta, fue la agresión. Lo aberrante es que haya personas que la justifiquen, afirmando que el discurso radical abolicionista de género es excluyente y agresivo. El género es una de las principales herramientas de sometimiento patriarcales, son roles impuestos en función del sexo, conforma una restricción al libre desarrollo de la personalidad y reduce nuestras posibilidades de acción y actuación en el mundo, exactamente, a la mitad, a lo convenido cultural y socialmente para cada sexo. ¿Cómo no vamos, …

Yo apoyo al Partido Feminista de España.

Pese a quien le pese, Lidia Falcón es historia viva del feminismo y de la lucha antifascista. Quienes la acusan de transfobia, deberían saber que ella estaba sacando de comisaría a transexuales antes de que ellos hubiesen nacido. Quienes nos acusan de transfobia, deberían saber que nosotras defenderemos los derechos de las personas transexuales antes que cualquiera de ellos, que centran su "activismo" en hostigar a mujeres feministas y acusarnos de las más variopintas fobias. A nosotras nos avala nuestro trabajo, nuestro compromiso con los derechos humanos. Abogamos por medidas de no discriminación. Ello no pasa por aprobar leyes de identidad que vulneran los derechos basados en el sexo. Por eso #YoApoyoAlPFE porque hasta el final y aún con todas las consecuencias, han defendido los derechos y espacios de las mujeres.
La foto es de hace unos días en Madrid con Lidia, en el congreso del Partido Feminista. Hoy y siempre, con ella y con todas las feministas apasionadas y valient…